Artrosis de Tobillo

Artrosis de Tobillo

Algunos de nuestros Procedimientos

La artrosis de tobillo limita la calidad de vida de muchas personas. Es un dolor silencioso y persistente que entorpece la movilidad y que no siempre se calma con un analgésico. Pese a que se hable con mayor frecuencia del desgaste de cadera o de rodilla, la artrosis de tobillo es un tipo de osteoartritis muy común asociada a las enfermedades degenerativas.

Asimismo, no podemos olvidar que la articulación del tobillo es clave para la marcha. Además, su función es esencial para que nuestro eje postural formado por la cadera, la rodilla y el pie estén en correcta armonía. Sin embargo, existen varios factores que afectan a la delicada salud y resistencia de todas esas complejas estructuras que forman esta articulación.

Para diagnosticar la artrosis de tobillo es importante la historia clínica, haciendo hincapié en los antecedentes traumáticos a los que ha estado sometido el tobillo.

Se exploran los puntos dolorosos, el aspecto externo de la articulación con sus posibles deformidades, la movilidad articular y el patrón de marcha. El diagnóstico de imagen se fundamenta en el estudio radiológico simple. Las radiografías permiten diagnosticar la artrosis y su estado evolutivo, valorando las lesiones osteocartilaginosas y precisar la posición de los osteofitos y los cuerpos extraños.

artrosis-tobillo-chiriboga-web

Los primeros avisos que nos dará el desgaste del cartílago en esta articulación es el dolor al andar. Al principio lo notaremos después de una larga marcha.

  • Aparece esa presión, esa molestia punzante en la zona del tobillo que nos obliga a mantenerlo en reposo durante unos minutos para que se alivie.
  • Más tarde, podemos percibir cierta hinchazón e incluso la dificultad para ponernos un determinado tipo de calzado.
  • Asimismo, muchos pacientes se quejan del dolor nocturno.
  • Poco a poco, y debido a la progresiva deformidad que puede ocasionar en estas estructuras, podemos sufrir incluso el doloroso espolón calcáneo antes citado.

Tratamientos

para la Artrosis de Tobillo

Infiltrar el Tobillo

  • Uno de los tratamientos más habituales son las infiltraciones articulares a base de ácido hialurónico o de corticoides.
  • Las infiltraciones mejoran la movilidad de la articulación de forma temporal, ya que permiten una “lubricación” de estas estructuras y una mejor movilidad.

Plantillas Especiales

  • Otra estrategia común es el uso de plantillas correctoras. Con ellas se busca acomodar y corregir la deformidad del pie.
  • También nos ayudan a reducir la fuerza de impacto de la marcha en el tobillo y mejorar el dolor.
  • También existen en el mercado determinados tipos de calzado con una suela especial para cuidar de nuestros tobillos.

Tratamiento Quirúrgico

  • Cuando nuestro traumatólogo así lo establezca, tendremos la opción de aliviar esta dolencia mediante una intervención conocida como artroscopia.
  • Es eficaz en las fases iniciales, donde se corrige la articulación mediante una operación sencilla y generalmente rápida.
  • Por otra parte, y solo en los casos más graves donde la destrucción articular está ya muy avanzada, puede optarse por aplicar una prótesis total de tobillo.

De ese modo recuperamos la total movilidad de la articulación.

 

La artrosis es, sin duda, ese mal que actúa como una auténtica maldición en nuestra calidad de vida. A continuación te ofrecemos más datos sobre este problema.