DR. CARLOS CHIRIBOGA ACCINI

CELULAS MADRE dr-chiriboga

    En los últimos años se ha iniciado distintas líneas de investigación sobre el tratamiento con células madre en el campo de la traumatología. El primer punto que debe quedar claro es que las células madre no son lo mismo que los factores de crecimiento plaquetario (FCP). Los FCP se obtienen sólo de la sangre y son proteínas que pueden ayudar como señales regenerativas del organismo pero, por sí mismas, no tienen la capacidad de regeneración. No se deben confundir con las células madre que se obtienen del interior de los huesos, que no se pueden obtener de la sangre periférica y por sí mismas tienen la capacidad de regenerar.

Las células madre hematopoyéticas de médula ósea (encargadas de la formación de la sangre) son las más conocidas y empleadas en la clínica desde hace tiempo. El primer estudio sobre células madre fue escrito por Friedenstein hace más de 40 años, la investigación en el campo de las células madre mesenquimales ha ido ganando popularidad y atención, principalmente en la última década. Las principales indicaciones en traumatología de este tratamiento serían:

  • Cirugía ligamentosa con plastias tendinosas. Mejora la incorporación de los tendones y acelera la ligadura de las plastias por el organismo, en el ligamento cruzado anterior (LCA) de la rodilla.
  • Lesiones meniscales.
  • Otra patología en la que se está investigando es la necrosis avascular de la cabeza femoral, es decir, la muerte de parte de las células óseas de la cadera, que afecta a pacientes jóvenes. Diferentes investigadores han utilizado las células madre como tratamiento de esta enfermedad, con períodos de seguimiento relativamente largos. Se ha observado una disminución significativa del dolor y los síntomas articulares, con disminución también del volumen de necrosis.

    Con este tratamiento, se intenta evitar, o en todo caso retrasar, una posible implantación, en estadios avanzados de la enfermedad, de una prótesis de cadera . Las células madre mesenguimàtiques extraen de la médula ósea mediante la punción con un trocar de la cresta ilíaca a través de una pequeña incisión. Posteriormente se transfiere a un recipiente con diferentes componentes que evitan la coagulación de la sangre, se centrifugan y se pasan por unos filtros para obtener las células madre y poder infiltrarse en la localización deseada. El procedimiento es seguro y se hace en el quirófano. La gran ventaja del método es que se trata de un autotrasplante o autoimplante, ya que se trabaja con las células del propio paciente tomadas de su médula ósea, inoculadas en las articulaciones del mismo paciente, por lo que es un implante o transplante sin posibilidades de rechazo. Nuestro grupo tiene una amplia experiencia en la utilización de diferentes terapias biológicas, entre las cuales, la infiltración con factores de crecimiento y en los últimos años el tratamiento de diferentes patologías con células madre. Las células madre pueden tener un gran potencial terapéutico en la regeneración de tejidos musculoesqueléticos, y es un campo de investigación en el que la comunidad científica continuará trabajando para mejorar la calidad de vida de los pacientes .
  •  

    DR. CARLOS CHIRIBOGA ACCINI